Mis armas

Mis armas

Alfonso Francia

 

mis-armas


¡Me entrego! ¡tomad mis armas!

No quiero volver a verlas,

trituradlas o quemadlas…

Las guerras no hay que vencerlas,

las guerras hay que evitarlas.

 

Quiero ganar mis peleas,

con la que es mi mejor arma:

el amor y la paciencia,

la comprensión y la calma,

la humildad y la clemencia.

 

Firmaré la paz más alta,

la más justa y duradera,

la más noble y más humana,

la que logra mi conciencia

en lo más hondo del alma.

 

                   

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en Mis armas

Pobres, pobres, pobres

Pobres, pobres, pobres

 diferencias-sociales

Cómo me cuesta entender

que haya gente de saber,

de ley, de fe y de  conciencia

que acepte como normal,

-¡estando ya en el dos mil!-

que haya tanta diferencia

entre uno y otro país.

 

¿Cómo se puede aceptar,

que siendo todos igual

ante Dios y ante la ley,

de aquel lado todos mal,

y los de éste todos bien?

El fuerte se erige en rey

para mejor dominar.

¡Pobre Dios y pobres pobres…!

¡Pobre pobre humanidad!

 

                      Alfonso Francia

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en Pobres, pobres, pobres

A la “conquista” de la América Joven

A la “conquista” de la América Joven

jovenes-indigentes

 Si en un jardín hay mil flores,

si en un herbario mil plantas,

en América hay millones

sembradores de esperanzas.

Son los hijos de don Bosco,

árbol de frondosas ramas,

que llevan sabrosos frutos,

donde la miseria acampa,

donde la muerte se esconde,

envuelta en la negra capa,

del alcohol y de la droga,

de la incultura y la mafia,

del hambre y de la pandilla,

de las sectas y la rabia;

donde el joven, ya no es joven,

ni virgen su cuerpo y su alma,

donde  a Dios nadie lo encuentra,

porque siempre se disfraza,

de borracho, de mendigo,

de pandillero o macarra,

de anciano, de enfermo o preso,

de marginado o sin patria.

 

En cada hijo de don Bosco

hay un corazón en llamas,

que ha encendido la pasión,

de la urgencia y de la audacia…

por hacer reino de Dios,

de los jóvenes sin nada,

sin fe, esperanza y amor,

con llanto… pero sin lágrimas

pues las agotó el dolor,

el olvido y la desgracia.

El abrazo de don Bosco

hace sonreír el alma.

 

           Alfonso Francia 

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en A la “conquista” de la América Joven

La magia del amor… en las manos

La magia del amor… en las manos

ninos-pobres 

“Tráeme papel, más papel,

tráeme otro y otro más…,

tengo que mandar mil cartas,

antes de ir a descansar.

Que ni un niño pase hambre,

ni pase necesidad…

¡Los niños son lo primero!

¡Que se pongan a rezar,

que Dios mueve corazones,

y nunca nos va a fallar!

Ya lo ha probado mil veces,

lo probará una vez más.

 

Yo escribiré al empresario,

al tendero, al concejal…,

mendigaré ante quien sea

para lograrles el pan,

medicinas, ropa vieja,

balones para jugar,

cuadernos, lápices, libros,

trompetas para tocar…,

que el alimento del alma,

yo mismo se lo he de dar:

lo mejor de lo mejor,

lo que no puede faltar,

el Cristo, que es puro amor,

Vida, Camino y Verdad”.

 

           Alfonso Francia

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en La magia del amor… en las manos

En mi primavera canté a la primavera

En mi primavera canté a la primavera

(en mi primavera de 18 años)

primavera_

Ya llegó la primavera

con sus tibios calores

y la brisa matutina

que alegra los corazones.

Y la fuente cristalina,

que besa campos y flores,

llega a mi jardín de ensueño,

sembrando color y vida.

¡Hace de mi edén un cielo!

 

Ya llegó la primavera,

que acaricia nuevos sueños,

los sueños de mil amores.

Amores que no son sueños;

amores, los que soñamos

que sean sueños eternos.

 

Ya llegó la primavera,

viene haciéndole cosquillas

a los viejos y mozuelas,

igual si sueñan amores

o pasan la noche en vela.

 

Ya llegó la primavera,

viene encendiendo los cuerpos

de esperanzas y pasiones,

viene encendiendo las almas

con susurros de canciones.

 

Ya llegó la primavera,

con sus mil bellos colores,

con que visten las praderas,

con que se expresan amores,

amores de primavera,

son las flores más vistosas:

pues nacen del corazón

y lucen en las pecheras.

 

La primavera sin flores

es la vida sin amores,

sin canciones ni sonrisas,

sin deseos ni ilusiones.

La primavera sin flores

es un corazón vacío,

es un terreno baldío,

un dios sin resurrecciones.

 

             Alfonso Francia

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en En mi primavera canté a la primavera