NO ME PUEDES CONDENAR

NO ME PUEDES CONDENAR

 Alfonso Francia

 Este poema suena a reivindicación a Dios. Yo lo vivo como un acto de fe maravilloso. A todos le encanta y les sirve. Nadie, hasta ahora, me ha puesto el menor reparo. Admito que hay quien crea otra cosa. Yo expreso lo que quiero y como quiero.

 Hijo pródigo

No tengo miedo, Señor

miedo a encontrarme contigo…

Sería falta de amor,

sólo pensar en castigo.

¡No me puedes condenar!

Porque sé que eres mi Padre,

porque sé que eres mi amigo

y no sabes más que amar.

¡No me puedes condenar!

Aunque no fuera tu amigo,

¡aunque fuera tu enemigo!,

no me puedes condenar.

Que si me exiges a mí,

tan débil y pecador,

que ame incluso al enemigo,

cuánto has de exigirte a ti

para amarme siempre a mí,

aunque fuera tu enemigo.

¿Vas a ser peor que yo?

¡No me puedes condenar!

Y otra razón aún te digo:

mi madre, la Auxiliadora,

tu madre es mi abogada,

aquí y en mi última hora…

¡No me puedes condenar!

 

 

 

 

Posted in Sin categoría by admin. Comentarios desactivados en NO ME PUEDES CONDENAR

NAVEGAR POR EL MAR DE LAS PENAS

 

  Navegar por el mar de las penas

 Alfonso Francia

Navegar y navegar,

por el alma y corazones,

de quien vive en soledad.

Y navegar por las lágrimas,

de los tristes y los pobres,

de los solos y excluidos,

los que no encuentran razones,

¡ningunas!, para esperar…,

porque sienten que el buen Dios,

desaparece o se esconde…,

nadie les dice el porqué,

y nadie les dice el dónde,

y alguien les dice, quizás,

que se aloja en catedrales,

en los palacios reales,

o en la casa de los condes.

La pobreza y el dolor

son las dos vendas del pobre,

les impiden ver que Dios

les busca y no se le esconde,

busca al pobre, al pecador,

al humilde y al “sin nombre”,

al triste, solo y sin voz,

que en la casa de los pobres

se encuentra siempre mejor

que en casa de monseñores,

de banquero o regidor…

No sé cuándo, no sé dónde,

pero Cristo lo afirmó…

En el lago de las penas

es donde se embarca Dios,

para salvar a los náufragos

jóvenes, faltos de amor,

que se hunden en el fango,

de soledad y dolor.

Y Dios amoroso mago,

les arroja un flotador,

el flotador que es don Bosco,

   ¡que es el mejor flotador!

 

                                                                                       Libro “Joven entre los jóvenes”

 

 

 

 

Posted in Sin categoría by admin. Comentarios desactivados en NAVEGAR POR EL MAR DE LAS PENAS

SOÑAR SIEMPRE Y NAVEGAR

Soñar siempre y navegar

Alfonso Francia

 don Bosco-

Soñar siempre y navegar.

Soñar y siempre soñar.

Navegar y navegar

por los sueños más divinos,

y los más humanos sueños,

por los sueños que hice vida,

y los que ya no recuerdo,

los que dejaron herida,

y que no ha curado el tiempo,

los que al instante se olvidan,

los que parecen eternos,

los sueños que Dios me envía

para indicarme senderos,

que me llevan a la cima,

donde están los que más quiero,

los que más llenan mi vida,

que más me esperan y espero:

los jóvenes que allá  arriba,

son a un tiempo tierra y cielo.

Los sueños que se eternizan,

son los que sueño despierto,

los que don Bosco tenía:

Ahora  suyos, míos…¡nuestros!

 

                                                     Libro   “Joven entre los jóvenes”

 

Posted in Sin categoría by admin. Comentarios desactivados en SOÑAR SIEMPRE Y NAVEGAR

DESPIÉRTATE, JOVEN

Despiértate, joven

Letra: Alfonso Francia; Música: Shalom

don Bosco 

Esta canción la cantan ya miles de jóvenes. Y, como Samuel, escuchan la voz de Dios, quizás en la noche de su vida, y dan un paso al frente, dicen sí a una vocación humana, social, religiosa…, a tantas necesidades y urgencias de la vida, de la iglesia y de la sociedad. Hay “millones” de cosas por hacer y sólo hay “miles” de jóvenes que las hagan. La peor cizaña es a veces el virus del bienestar, de la pérdida de ideales, del “que lo hagan otros” o de aquel “vivamos de nuestros padres hasta que podamos vivir de nuestros hijos”. El Espíritu es siempre joven, y el joven es siempre espíritu. Si muere la juventud del alma, muere la sociedad.

 


Despiértate, joven ( bis)

levántate,

que tú eres la fuerza,

que tú puedes, joven,

luchar, vencer.

Unidos cantemos,

unidos marchemos

sembrando paz,

que Dios nos empuja

y guía en la lucha

por nuestro ideal.

Unidas las manos,

formemos cadenas

 de libertad ,

y así solidarios,

haremos un mundo

de fraternidad.

La vida no espera,

la vida es el aire,

que viene y va,

la vida es regalo,

regalo que te hacen,

regalo que das.

Con fe y optimismo,

con fe y alegría,

el joven va,

sembrando de flores,

de cantos y  fiestas,

su caminar.

 

Libro “Joven entre los jóvenes”

 

Posted in Sin categoría by admin. Comentarios desactivados en DESPIÉRTATE, JOVEN

DON BOSCO EN LA PRISIÓN

Don Bosco en la “prisión”

Alfonso Francia

Recordando a don Bosco, el santo de los jóvenes, de la espiritualidad de lo cotidiano, y de la alegría, te ofrezco un poema del libro “Joven entre los jóvenes” (74 poemas inspirados en don Bosco), recién salido del horno (Editorial “Vida con Mayúscula” – Lima). 

 

Don Bosco vio en la prisión

a mucho joven sin meta…

Con nudo en el corazón

sintió que el destino era,

para muchos, la prisión,

si no hallaban alguien cerca…

que le expresara su amor.

Don Bosco acepta la apuesta,

la de antes y de hoy,

quiere darle una respuesta

desde su propia “prisión”,

la urna en que se venera.

Siente un enorme dolor,

al ver a muchos sin metas,

sin familia, sin amor,

sin trabajo y sin escuela,

sin futuro y sin Dios,

¡quizás también entre rejas!

Los gritos y los aplausos

de tantos que le veneran,

no impedirán oír los gritos

de don Bosco que vocea:

 “no lloréis por esos jóvenes,

llorad por vuestra incoherencia,

de los que creen que los rezos,

gritos, aplausos, ofrendas,

suplen a la catequesis,

que fue nuestra opción primera;

no confundamos los frutos

con flores de primavera.

La extrema necesidad

exige audacia…  ¡y urgencias!

Salgamos de las prisiones,

hagamos saltar las rejas,

que aunque las urnas sean de oro,

nos aprisionan o alejan

del verdadero tesoro:

el joven sin rumbo y metas,

que espera un nuevo don Bosco,

que ama, cree, crea, arriesga;

unámonos todos juntos

“en cadena sin cadenas”,

que las cadenas más fuertes,

son las mejores cadenas:

las mismas que más nos atan,

son las que más nos liberan.

Posted in Sin categoría by admin. Comentarios desactivados en DON BOSCO EN LA PRISIÓN