¿Diálogo de sordos?

¿Diálogo de sordos?

Alfonso Francia

 

diálogo de sordos 

Dios me dice, ¡y con razón!,

que casi nunca le escucho.

Y yo, con razón, replico:

¿tú, Señor, me escuchas mucho?

Si ambos queremos lo mismo,

¿por qué no pactar, Señor,

escucharnos uno al otro,

no es mejor para los dos?

Libro  “Pienso, amo, rezo… ¡en verso!”

 

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en ¿Diálogo de sordos?

No lloréis y no temáis

No lloréis y no temáis

Alfonso Francia


 No lloréis y no temáis

No lloréis y no temáis.

Ni me voy ni os digo adiós

porque yo nunca me voy

y solos nunca quedáis.

Tampoco os digo hasta luego,

pues no me voy de vosotros

porque estáis dentro, muy dentro.

Ni quedaos con Dios, os digo,

porque un verdadero amigo

siempre está en el corazón.

Y ni yo me voy con Dios

ni con Dios tampoco os dejo,

que Dios está donde estoy,

y donde estáis Dios está,

¡siempre juntos, nunca lejos!

Libro:  “Pienso, amo, rezo… ¡en verso!”

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en No lloréis y no temáis

Magnificat

Magnificat

Alfonso Francia 

En la Fiesta de Santa María Magdalena, a quien mucho se le perdonó. Ella supo corresponder al amor de Jesús; lo amó con lágrimas y con la entrega de su vida.

 

maría magdalena

Qué grande, grande es mi Dios,

que elige a una humilde esclava

para engendrar al Amor.

Cómo merece alabanza

quien derriba de su trono

al tirano y opresor.

Cómo merece alabanza

el Dios que elige al humilde

para sembrar esperanza.

Qué grande, grande es mi Dios,

que con su poder aplasta

a quien es explotador.

¡Qué grande, grande, es mi Dios,

que hace inclinar la balanza

del lado del pecador!

Cómo merece alabanza

quien por amor siempre olvida

lo que hicimos sin amor!

¡Qué grande, grande es mi Dios,

que sólo, sólo recuerda,

lo que hicimos con amor!

Libro: “Pienso, amo, rezo… ¡en verso!”

 

 

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en Magnificat

Amor de balde

Amor de balde

Alfonso Francia

Amor de balde
 

Me quieres aunque te ignore.

Me quieres aunque te olvide.

Me quieres aunque te odie…

Me quieres porque eres Padre

y sobran otras razones.

Me quieres siempre y de balde.

Por esa sola razón,

te quiero, Señor, te quiero,

cada vez con más amor,

y también, también… ¡de balde!,

aunque no me ofrezcas cielo,

aunque nunca me amenaces

con las penas del infierno.

Te quiero, Señor, te quiero,

 más que a mi padre y mi madre.

Te quiero, Señor, te quiero,

con toda el alma… ¡y de balde!,

aunque no me ofrezcas nada,

aunque no te quiera nadie.

Libro: “Pienso, amo, rezo… ¡de balde!”

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en Amor de balde

Cómo cuesta ver tu rostro, Señor…

Cómo cuesta ver tu rostro, Señor…

Alfonso Francia

 narco, corrupto

Me cuesta, Señor,  ver tu rostro de pasión

ante los nuevos mercaderes del templo.

En los comerciantes de armas,

en los narcos y todos los corruptores de la

juventud.

También quisiera, Señor,

llegar a verte en todas las personas, aunque aparezcan con rostro de matón,

corrupto, violador, traficante de personas, depredador de la naturaleza, abortista,

engreído, rencoroso, cínico, idiota,

 chantajista, pasota o indiferente,

del que devora sexo,

acumula dinero,

se arma hasta los dientes …

 

Y me cuesta, como a tus apóstoles,

ver tu rostro deformado, impotente,

con la mirada turbia, con rictus de impotencia.

Sudoroso, sanguinolento,

camino del calvario de la droga,

del paro, de la enfermedad,

de la incomprensión, de la persecución,

del exilio y de la emigración, del sida,

de la marginación, de la calumnia,

de la soledad más espantosa.

Señor, sé que me miras.

Que tu rostro está siempre en mi rostro.

Dame unos ojos capaces

de verte siempre en todos y en todo.

Y dame un rostro,

que sea auténtico espejo donde, al mirarme a mí,

también te vean: sereno, optimista, entusiasta.

Y al verte … se vean también así…,

Quiero Señor un rostro de resucitado

que acompaña y hace arder el corazón

e ilumina el rostro de todos

como tú lo hiciste con los caminantes de Emaús.

Libro:   “Oraciones desde la vida”

 

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en Cómo cuesta ver tu rostro, Señor…