Quisiera un amor, Señor

Quisiera un amor, Señor

(Fragmento)

Alfonso Francia

 

El amor no es privativo de Dios. Ni es privativo de los cristianos. El amor es lo más importante de la Creación: está presente en todos los humanos. No hay mayor felicidad que sentirse amado de Dios, a pesar de todo, sentirse amado por los demás y amar a los demás, a pesar de todo. Esto me lo inspira la Fiesta del Sagrado Corazón: el amor que me tiene, el amor que nos tiene, el amor que le tengo y el amor que le tenemos.

oración 

Quisiera, Señor, un amor profundo a los demás,

sin buscar recompensa,

ni respuesta,

ni siquiera la satisfacción del bien hecho

o la alegría de parecerme más a ti.

Quisiera amarte más a ti,

sin esperar nada de ti,

sin estar pendiente de ti,

sin necesidad de saberte cercano

ni experimentarte como amor.

Y quisiera amarme a mí mismo,

así como soy,

pero estimulándome a ser como debo ser,

como Tú quieres,

como los demás me necesitan.

Y amarme sin autocomplacencia,

sin saber que me supero,

que soy más eficaz,

sabiendo morir de amor como el trigo …

A veces, me parece

que quiero, inconscientemente, ser también Dios.

Pero tú me has hecho hombre y por lo tanto limitado,

y es así como tú me quieres

y no me puedes querer de otra manera.

Manténme, Señor, limitado, y que lo acepte.

Libro: “Oraciones desde la vida”

 

Comments are closed.