Qué ojitos, cielo, qué ojitos

Qué ojitos, cielo, qué ojitos

Alfonso Francia

 ojitos

¡Qué ojitos, cielo, qué ojitos,

qué miradita más tierna!

Feliz quien vea esos ojos,

y que en sus ojos se vea.

Feliz quien tenga miradas,

miradas así de tiernas.

Feliz si ven en tus ojos

miradas que son estrellas

que conducen al portal,

donde el cielo se hace tierra,

donde se encarna el amor,

donde la luz se hace eterna.

Qué ojitos, cielo, qué ojitos,

con más luz que las estrellas,

el sol y la luna juntos.

¡La luz más grande y más bella,

la más humana y divina,

la que más luce y calienta!

Libro: “Pienso, amo, rezo… ¡en verso!”

 

Comments are closed.