Los aspectos éticos y legales del comportamiento empresarial

Los aspectos éticos y legales del comportamiento empresarial

Andrea Cavero Arrivasplata (17 años)

 

Desde que el hombre se convirtió en un ser civilizado, la empresa ha estado insertada en distintas sociedades como impulsora de la economía. La empresa ha pasado de ser un taller de artesanos basado en la mano de obra a ser un ente internacional, multinacional e investigador con miras al desarrollo de nuevos avances tecnológicos. A su vez, la evolución de la empresa en el siglo XX trajo como consecuencia una clara separación entre países industrializados, países subdesarrollados y países en vías de desarrollo. La empresa es entendida actualmente como una asociación que, por medio de la administración de recursos, produce bienes y servicios en pos del bien comunitario; sin embargo, el aporte de algunas empresas dentro de la sociedad se ve eclipsado por la corrupción, contaminación ambiental, especulación financiera, entre otros actos que, en vez de beneficiar, perjudican a la comunidad. Por ello, expondré a continuación  por qué es fundamental que las empresas actúen conforme a principios y valores éticos, y a su vez, dentro del marco legal de los países en que éstas tienen alcance.

 

En primera instancia, una empresa que actúa de acuerdo a principios éticos, y a su vez acorde a lo establecido por la responsabilidad social corporativa, genera confianza en las personas que integran la sociedad y asegura la sostenibilidad de dicha empresa en el tiempo. Una empresa que busque prosperar debe aplicar la ética tanto en el ámbito interno de la empresa, conformado por los trabajadores y directivos, como en el ámbito externo de la misma, integrado por los clientes, proveedores y la sociedad. Una empresa que ofrece productos de calidad, cumple sus promesas, vende sus productos a un precio justo, preserva el medio ambiente, utiliza información verdadera en la publicidad, ofrece buenos servicios y respeta el marco legal, gana prestigio, reputación y la lealtad de sus clientes, lo que le permitirá permanecer dentro del mercado y seguir creciendo. Una empresa ética atrae trabajadores de mayor calificación; a su vez, una empresa que satisface las necesidades de sus trabajadores motiva a mejorar en ellos su rendimiento y actitud, lo que para la empresa significa el incremento de la productividad. La empresa ética, además de beneficiarse con el aumento de las ganancias, repercute positivamente en la sociedad.

 

En segundo lugar, el poder de las empresas se ha incrementado debido al fenómeno de globalización y sus acciones tienen impacto en un mayor número de personas, por lo que la empresa debe respetar las normas legales existentes y trasladar sus principios y valores éticos a todos los lugares donde opera. Es necesario recalcar que las empresas, como toda organización, se rigen por valores que orientan la relación entre los colaboradores y los objetivos a alcanzar. Los valores establecidos deben respetar tanto el marco legal como los valores sociales de las culturas en que las empresas están insertadas para lograr así una relación de beneficio mutuo entre trabajadores, consumidores y la comunidad local; sin embargo, existen países como los estados del Medio Oriente donde las leyes mismas van en contra de los valores éticos de la empresa. En consecuencia, se genera un punto de conflicto para los empresarios que radican en dichos países porque no saben si deben regirse por esas leyes o no. Si bien es cierto que las empresas deben respetar la soberanía de cada estado, también deben respetar el correcto ejercicio de los derechos humanos y los principios democráticos en el gobierno y organización de la empresa como un ente autónomo. Por ende, las empresas deben trasladar sus principios a dichos lugares para que su actuar siga estando regido por la ética.

 

A su vez, las empresas deben respetar el marco legal de la sociedad donde se desempeña como las leyes laborales, tributarias, del medio ambiente, societarias,  bancarias y financieras, a fin de que su accionar no perjudique ni sea objeto de sanciones por parte del estado.  El cumplimiento de las normas legales es necesario para que las empresas honestas no compitan en desventaja con las empresas que no cumplen con las normas, quienes muchas veces resultan más beneficiadas porque no cumplen con sus obligaciones laborales, tributarias, entre otras. Las empresas honestas exigen costos mayores porque sí cumplen con sus obligaciones. En cambio, las empresas deshonestas no pagan impuestos, pagan menos a sus trabajadores y les quitan ciertos beneficios, por lo que sus costos de producción se abaratan y los productos que ofrecen al mercado son de costo menor.  Por, ello es importante que el estado sancione a las empresas que no cumplen con las leyes y premiar a las empresas que sí las cumplen.

 

En conclusión, es fundamental que las empresas respeten el marco legal dentro del estado de derecho y actúen acorde a principios y valores éticos para prosperar en el ámbito nacional e internacional; y además, tener un impacto positivo en el entorno donde radican que es la sociedad misma. La confianza es el pilar de la economía, así como lo es también del éxito que una empresa puede tener, por permitir una relación armoniosa entre la empresa con todos sus colaboradores, asegurando así el incremento de la productividad y del beneficio económico. A su vez, las empresas tienen mayor responsabilidad en el mundo globalizado y deben llevar sus principios éticos a cualquier lugar donde radiquen. Por último, es necesario recompensar a las empresas que actúan acorde a lo establecido por la ley y sancionar a las que incumplen con las normas, para obligar a todas las empresas a que respeten los derechos de sus trabajadores y garantizar el beneficio de todas las partes que permiten que una empresa tenga éxito.

 

 

 

Comments are closed.