Danos tu gracia y tu sal

DANOS TU GRACIA Y TU SAL

Alfonso Francia

 

Con motivo de la Fiesta de la Virgen del Rosario, la más universal y popular, me hago estas reflexiones. Muchos acuden a médicos y farmacias para curar el estrés, el insomnio, impotencia o depresión. Muchos, a lo largo de la historia, en el mundo del arte, de la familia, de la política, de la educación, de la lucha por defender valores humanos y cristianos, han acudido a la Virgen y han encontrado respuesta, apoyo, solución. Es urgente en nuestra Iglesia y sociedad liberar los sentimientos.

 

 virgen del rosario de san nicolas oracion para pedir lo que se necesita 3

Bendita eres, María,

bendito el ángel Gabriel,

que te anunció la grandeza,

que tienes por ser mujer,

mujer virgen, mujer madre,

mujer, ¡siempre mujer!

Benditos los que te aclaman

en todo tiempo y lugar.

Benditos los que te miran

y te rezan al pasar.

Benditos los que tú miras

como tú sabes mirar.

Benditos, los más benditos,

son aquellos que al mirar

se encuentran con tu mirada,

la que sabe enamorar.

Benditos los que se acercan

a este tu sencillo altar,

con cualquier advocación

para agradecer y honrar

la gracia y la sal que tienes,

y las que a nosotros das.

Comments are closed.