Dios pasea conmigo

Dios pasea conmigo

Alfonso Francia

 Jesús está conmigo

Algunos dicen que Dios

vino a la tierra de paso,

cual turista o peregrino…

y que después “ascendió”

al cielo, de donde vino,

y en la tierra nos dejó

a la merced del destino.

Yo creo que, por amor,

en la tierra se ha instalado

para hacer nuestro camino

y estar siempre a nuestro lado.

¡Cómo le encantó la tierra!

¡Cómo le encantó el pecado,

que, por su abrazo de cruz,

quedó triste y derrotado!

Con cuánta alegría  y pena,

subió al cielo…

¡Fue de paso!

Si Dios vino a nuestra tierra

para ser como nosotros,

y vivir entre nosotros,

entre males y pecados.

ahora el cielo no le gusta,

pues  allí no hay pecadores,

ni cruces, ciegos y adúlteras.

¡Allí fue solo de paso!

Fue para mostrar heridas,

y la corona de espinas,

del reino que ha conquistado.

Y fue a preparar el sitio,

que nos tiene reservado.

Fue para pedir permiso

de quedarse a nuestro lado.

Pero se volvió enseguida,

enseguida…¡y encantado!,

para estar con los amigos,

tan tristes y acongojados,

tan miedosos y escondidos,

tan solos ¡y fracasados!

¡Ahora pasea conmigo

como su mejor amigo!

Yo lo hago más humano,

Él me hace más divino.

Libro: “Madre tierra, yo te adoro”

 

Comments are closed.