El papa francisco con Minúscula

Alfonso Francia

 

El nombre de nuestro papa,

de nuestro papa francisco,

yo lo escribo con minúsculas,

que es un papa “papaíto”,

o, si quieren, abuelito.

Es muy humano y es muy hermano,

no luce su rol “divino”,

el de “otro Cristo en la tierra”,

o el de “Vicario de Cristo”.

También quisiera escribirlo

con letras grandes y de oro,

porque al Cristo al que yo adoro,

lo encarna muy bien francisco.

Pero seguiré el impulso,

el primero que me vino,

cuando pensé en nuestro papa,

pues nuestro papa francisco

refleja muy bien la vida

de aquel Francisco de Asís,

el que a todo el mundo encanta,

al que todo el mundo admira,

a un tiempo grande y pequeño,

a un tiempo modelo y guía,

al lobo lo llama hermano,

y a la ardilla, hermana ardilla,

ama y cuida a lo creado,

¡con todos hace familia!

Creo que al papa francisco,

le agrada más, mucho más,

que lo traten con cariño

como a persona normal,

pues ser papa es un servicio,

y servir es lo esencial,

igual cuando fue novicio,

que cuando fue provincial,

después, al ser padre obispo,

luego, hermano cardenal.

Siempre Jorge, siempre hermano,

siempre cercano y jovial,

humilde cura y amigo,

nunca “ilustre cardenal”.

Nunca se creyó gigante

ni mayor a los demás,

ni la mitra le dio altura,

ni el báculo santidad.

Nunca le vino a la mente

que llegaría a ser papa,

y llamaran “Santidad”.

Cuanto más alto se sube,

menos se acerca uno al cielo,

más se aleja uno del suelo,

¡y más se queda en las nubes!

Fue estudiante, deportista,

jaranero y humorista,

muy solidario y cordial,

piadoso  seminarista…

¡joven como los demás!

Lo más grande de francisco,

que todos admiran más,

no es que sea buen pastor

de los hermanos cristianos,

sino el que sea tan humano,

¡campeón de humanidad!

No hace falta ser San Jorge,

el santo de la leyenda,

que eliminó al gran dragón,

basta con llamarse Jorge

y apellidarse Bergoglio,

para vencer al demonio,

con la fuerza que da Dios.

Comments are closed.