El ombligo de la mujer

El ombligo de la mujer

Alfonso Francia

Pregnancy or diet concept, female hands forming heart shape on the stomach

Pregnancy or diet concept, female hands forming heart shape on the stomach

Alguien inventó el abrigo

como defensa del frío,

y… para no dejar ver

el cuerpo humano desnudo.

Así se queda muy bien.

Se hace gala de pudor,

pero se aumenta el placer,

porque el desnudo total

es menos provocativo

que el desnudo progresivo

administrado con sal.

La vuelta a lo primitivo,

en esta actual sociedad,

comienza por el ombligo,

que es lo más “original”:

sólo habla del pasado

y del seno maternal.

Al que le habla de pecado,

Que no vaya a confesar,

Que no necesita un cura,

Se necesita curar.

Qué bonito que las niñas,

Las mocitas y mujeres,

Se recuerden del ombligo

Muchas veces en el día,

No echen nunca en el olvido,

Que el regalo de la vida,

Es el regalo mayor,

Y que tenerlo presente

Nos unirá más a Dios,

Y nos hará más conscientes

De la herencia que nos dio:

Dar y proteger la vida,

Y unirla siempre al amor.

Pero en nuestra sociedad,

Llevar el ombligo al aire,

Es signo de libertad,

La que no molesta a nadie;

Es signo de progresía,

Signo de modernidad.

Es signo más femenino,

que habla de maternidad.

Para los chicos, su ombligo,

Ni les viene ni les va.

Pero, amigo, el de las chicas…

¡Eso ya es otro cantar!

Lo tenemos todo el mundo,

Pero el suyo… ¡es especial!

Lo muestran con mucho orgullo…

¡Viva la maternidad!

Comments are closed.