Poema del día

Lagrimas de Dios

 

Lágrimas de Dios

El Dios, Señor de la vida,

en todo fue solidario:

nació débil y llorando,

como los niños del mundo,

con las lágrimas de Dios

se hace el desierto fecundo.

Cristo se sintió muy solo,

murió entre gritos, sangrando,

y abandonado de todos,

ni el Padre estuvo a su lado…

¿Por qué, Padre, por qué, Padre,

Por qué  me has abandonado?

Muchos hombres también mueren,

en el mayor desamparo.

Gritan a Dios, y no entienden

por qué Dios se desentiende

y no les echa una mano…

Y Dios se queda en silencio,

entiende bien y comprende,

la súplica y el desgarro,

de sus hijos que dolientes

van subiendo hacia el calvario

Dios está, sí, lo creemos,

pero no lo comprendemos,

pues ni se ven ni se sienten

sus caricias y su abrazo.

¿Menos fe?… ¡menos amparo!

Alfonso Francia

Comments are closed.