Poema del día

Maldita ceguera

Alfonso Francia

Alguien te quiso en la vida
y quizás no lo supiste.
No viste sangrar su herida
ni herida de amor sufriste.
¡Ay la ceguera maldita!
¡Qué tristes lloran las cepas!
¡Qué tristes lloran, qué tristes
cuando las vides se secan,
cuando le arrancan las vides,
cuando las vides se alejan!
La vida, sabia maestra,
hará que nunca te olvides
que un amor llama a tu puerta
y espera a ver si le das
su tan soñada respuesta.
El amor, grandiosa entrega,
nunca te da lo que pides.
Nunca le das lo que espera.
Es tan grande lo que exige…
Es plenitud… ¡y es condena!

Comments are closed.