Ayuda social

Artesanías de Canto Grande

canto3a

 

Pueden adquirirlos en la “LIBRERIA SALESIANA”, ó en la puerta de la Casa Inspectoríal

COLABOREN CON LA REHABILITACIÓN DE LOS INTERNOS COMPRANDO SUS PRODUCTOS.

—————————————————————————————————

Reclusos del penal Castro Castro sorprenden con bellas obras de arte

Fuente: Panamericana Televisión

http://www.panamericana.pe/elpanamericano/locales/108805-reclusos-penal-castro-castro-sorprenden-bellas-obras-arte

El penal Castro Castro nos mostró su nuevo rostro. El Panamericano fue testigo de las productivas actividades que realizan los internos en los talleres de artesanía, zapatería y gastronomía, entre otros.

—————————————————————————————————

Internos de penal Castro Castro buscan mercados para sus trabajos de cerámica

Fuente: ANDINA, Agencia Peruana de Noticias
http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-internos-penal-castro-castro-buscan-mercados-para-sus-trabajos-ceramica-495133.aspx#.U7mkYUBBnZd

Lima, feb. 21. Cada mes, 30 toneladas de arcilla son convertidas en bellas piezas de cerámica por las manos de afanosos internos del penal Castro Castro, como parte de su trabajo de rehabilitación y también para generar sus propios ingresos para ayudar a sus familias.

000234617WEl taller de cerámica es uno de los tantos que se desarrollan en el mencionado penal como parte de la política de reinserción a la sociedad de estas personas que están privadas de su libertad, informó su directora, Yolanda Cárdenas de Prada.

Son cerca de 1,000 internos, es decir un tercio de la población penal, los que se dedican a elaborar piezas de cerámica en Castro Castro.

Apoyados con hornos eléctricos, los reclusos de los 12 pabellones del penal trabajan la barbotina (arcilla líquida) para transformarla en artículos utilitarios como vasos, platos, teteras, tazas, entre otros.

También preparan adornos con motivos precolombinos destacándose imágenes como Machu Picchu, templo Chavín de Huantar. Asimismo, trabajan lámparas, portalapiceros, cofres y otros con figuras de dibujos animados y personajes del cine y la televisión, como el Chavo del 8 y los personajes de la Era del Hielo.

Buscan mercados

Magendio Hildebrandt (42) del pabellón 2 A es de Tocache y manifiesta que puede pintar hasta 12 jarros en cuatro horas ininterrumpidas de trabajo. En un fin de semana logra vender hasta seis unidades a S/. 3.00 nuevos soles cada uno y su ganancia le permite autosostenerse.

000234618W“Qué lindo sería que hubiera un mercado para nuestros productos, así nosotros podríamos hacer cerámicas en mayor cantidad. Hoy solo tenemos trabajos a pedido por las visitas que llegan al penal y pueden apreciar nuestros objetos”, comentó Magendio.

Ramiro Dávila Torrejón (48) del pabellón 4A ya tiene tres años recluido y cuando ingresó no conocía los secretos de la arcilla.

“No sabía nada de cerámica. Con mis compañeros fui aprendiendo paso a paso la elaboración de adornos. Hoy me buscan pues me especialicé en el pintado de piezas artesanales”, indica el interno quien puede obtener hasta S/. 40.00 nuevos soles por un día de labores. Mientras tanto apura sus manos pues debe entregar un pedido de 10 Chavitos a un cliente que lo buscará este sábado.

000234620WSegún el jefe de trabajo del penal, Claudio Castillo, actualmente los internos pueden participar en los talleres de carpintería, cerámica y panadería, de lunes a sábado de 09.00 a 16:00 horas. El público interesado en comprar las piezas de cerámica puede llamar al teléfono 387-8228 para hacer sus pedidos.

Agregó finalmente que por la calidad de sus productos, los internos han llegado a colocar piezas en países como Ecuador, Chile y Bolivia. Hoy en día reciben pedidos desde el Cusco y participan en exposiciones artísticas donde la comunidad puede apreciar el talento de los internos artesanos.

—————————————————————————————————

000005629M

EXPERIENCIA EN CENTRO PENITENCIARIO

Arcilla de la resocialización

Fuente: Diario Oficial “El Peruano”

http://www.elperuano.pe/EDicion/noticia-arcilla-de-resocializacion-15800.aspx#.U7nkQ0BBnZd

Cada mes ingresan al penal Miguel Castro Castro alrededor de 30 toneladas de arcilla que los internos transforman en piezas de cerámica. Tienen pedidos del interior del país e inclusive sus trabajos han llegado a venderse en mercados de Ecuador, Chile y Bolivia.

A base de trabajo y educación, el Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) ha logrado que un tercio de los 3,080 internos de este establecimiento penitenciario limeño desarrolle la cerámica a niveles impensables, asombrando a los más escépticos.

La directora del centro, licenciada Yolanda Cárdenas de Prada, comenta que mensualmente ingresan a su recinto alrededor de 30 toneladas de arcilla para ser transformadas en piezas de cerámica por los internos que participan en los talleres de trabajo.

Precisa que cerca de 1,000 reclusos –la mayoría de los cuales purgan condena por delitos comunes– están dedicados a la cerámica en dicho centro penitenciario. Sus doce pabellones más el área de venusterio cuentan con instalaciones acondicionadas para el trabajo con arcilla.

Casi todos tienen hornos eléctricos para lograr una cocción pareja y perfecta. Con la barbotina (arcilla líquida) los internos pueden elaborar ceramios utilitarios tales como vasos, platos y teteras, entre otros. Asimismo, trabajan adornos con motivos precolombinos, destacándose imágenes como Machu Picchu y el templo Chavín de Huántar.

Hablan los artesanos

El proceso de elaboración de las piezas de arcilla necesita conocer a cabalidad las siete fases: matriz, molde, vaciado, secado y pulido, primera quema (hechura de “bizcocho”), pintado y esmaltado y segunda quema.

Magendio Hildebrandt (42), del pabellón 2A del Castro Castro, es de Tocache y cuenta que puede pintar hasta 12 jarros en cuatro horas ininterrumpidas de trabajo. En un fin de semana logra vender hasta seis unidades a tres nuevos soles cada una. Su ganancia le permite autosostenerse.

“¡Qué lindo sería que hubiera un mercado para nuestros productos! Así podríamos hacer cerámicas en mayor cantidad. Hoy solo tenemos trabajos a pedido por las visitas que aprecian nuestros objetos”, comenta Magendio.

Diseños y sentimientos

Los artesanos han aprendido diversas técnicas y acabados gracias a una combinación de capacitaciones que les ha dado el Inpe. Pero su empeño y determinación los ha llevado a niveles de creación muy avanzados y hoy manejan a la perfección las técnicas de esmaltado, ahumado (artesanía tipo Chulucanas), marmoleado, perlado y pintura al frío con acrílicos.

La añoranza por el lugar que los vio nacer ha hecho que los ceramistas evoquen lugares emblemáticos de la Costa, Sierra y Selva. También la fauna y flora son expresadas en colores y líneas con las cuales se decoran los productos que salen de sus manos.
Por ello, Samuel Huamán, quien tiene su taller en el pabellón 2A, no deja de sonreír al mostrar la colección de toritos multicolores que abarrotan sus estantes. Dice que en su tierra, Huanta, el pueblo se divertía mucho con las corridas de toros, pero aclara que solo se jugaba con este preciado animal para luego soltarlo nuevamente al campo. Uno de sus animalitos de arcilla puede llegar a costar hasta 70 nuevos soles, que bien vale la pena pagarlos.

Los motivos infantiles también están presentes en el penal. Personajes como el Chavo del Ocho abundan en todos los talleres del centro penitenciario. Ramiro Dávila Torrejón (48), del pabellón 4A, lleva tres años purgando condena. Dice que cuando ingresó no conocía los secretos de la arcilla. “No sabía nada de cerámica, con mis compañeros fui aprendiendo paso a paso la elaboración de adornos. Hoy me buscan, pues me especialicé en el pintado de piezas artesanales”, indica el interno, que puede obtener hasta 40 nuevos soles por un día de labores. Mientras tanto apura sus manos, pues debe entregar un pedido de 10 ‘chavitos’ a un cliente que lo buscará hoy sábado, día de visita en el penal.
El jefe de trabajo del penal Castro Castro, Claudio Castillo, manifiesta que por la calidad de sus productos los internos han llegado a colocar piezas en países como Ecuador, Chile y Bolivia. Hoy en día reciben pedidos desde el Cusco y participan en exposiciones artísticas en las que la comunidad puede apreciar el talento de los internos artesanos.
(Rolando Donayre)

Datos

Los internos pueden participar en los talleres de carpintería, cerámica y panadería en el
Castro-Castro, de lunes a sábado de 9:00 a 16:00 horas.

El público interesado en comprar las piezas de cerámica puede llamar al teléfono (01) 387-8228.