Poemas

 

 

                                                                                                


RESURRECCIÓN
La Vida nace cantando
canciones de primavera
y marcha zigzagueando
entre alegrías y penas.
La muerte muere llorando
porque ha perdido su apuesta:
que la vida, con la muerte,
se hace vida sin fronteras.

 


¿NOS RESUCITA O RE-AVIVA?


Don Bosco:–

Yo no
quiero ser la urna,
Que pasea un cuerpo muerto,
Quiero ser sol, aire y lluvia,
Que hacen florecer desiertos.
Sal de tus sueños dorados,
Y fantásticos deseos…,
Nadie me imite soñando
Para olvidarme despierto.


Sus hijos y amigos :
-Sácanos de nuestras urnas,
Que aunque la noche sea bella,
Tú quieres que seamos sol,
Más que luna y más que “estrellas”.
Los cantos de los sencillos
Y los gritos de los pobres,
Son tus cantos y tus gritos…
¡Son tus mejores acordes!


Don Bosco:- Hay quien duerme…¡ y nunca
sueña!,
Y hay quien solo sueña y duerme,
la mies se pudre en la era,
y el dueño soñando muere.


Sus hijos y amigos:
-Cantemos juntos y alegres,
En vibrante melodía,
La canción que lleva el viento,
Que don Bosco silbó un día,
Con notas que enardecían,
Bailando en el pentagrama,
Con arpegios de su espíritu,
Sin urnas de organigramas.
No dejes, padre, no dejes,
Que vivamos sin soñar,
No dejes, padre, no dejes,
Que soñemos sin amar.


Coro:- La Familia que te aclama,
No adora un cuerpo sin vida,
Adora el cuerpo y el alma,
Del Padre, Maestro y Guía.