Dios nace y muere hoy

Dios nace y muere hoy

Alfonso Francia 

La miseria en África obliga a muchos a intentar llegar a Europa, que es como la tierra prometida para ellos. Lo intentan y muchísimos mueren en el mar hacinados en frágiles pateras (pequeñas embarcaciones) que atraviesan el Mediterráneo, el mar más viejo, culto y cuna de la libertad.

niños en las pateras

Gloria al Dios de las alturas.

Gloria al Dios de las pateras.

Tan Dios como el de los cielos,

es el que nace en la tierra,

es el que nace en el mar

o nace en una patera.

Es Dios si muere en la cruz

y su sepulcro es de piedra.

Y es Dios si muere en el seno,

de las madres que lo engendran…

Son los campos de exterminio

mayores que en cualquier guerra,

donde no quedan vestigios

de sangre ni calaveras,

de ADN ni vestidos,

¡ni siquiera en las conciencias!

Y es Dios si muere en el mar,

sin llegar a la frontera,

que soñó siempre alcanzar.

El mal es una cadena

de fábricas de matar

sin torturar las conciencias,

un eslabón es el mar,

que cumple bien las condenas

de la pena capital,

que el egoísmo sentencia

y firma la sociedad.

El mar cobró su moneda

y no lo dejó pasar.

Dios sí lo abrazó en la arena,

y también lo vi llorar,

no sé si de rabia o pena,

por tan poca humanidad.

Libro “Me enamoré de la vida”

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en Dios nace y muere hoy

La Nochebuena se viene

La Nochebuena se viene

Alfonso Francia

jose y maria a belen

La Nochebuena se viene,

la nochebuena se va.

El Espíritu se encarna

en el Belén de mi alma.

La carne se hace inmortal.

La Nochebuena se viene,

la noche buena se va…

Nosotros no nos iremos,

hasta hacer un mundo nuevo,

más humano y fraternal.

La Nochebuena se viene,

la Nochebuena se va.

Y nosotros nos iremos,

pero detrás dejaremos

la simiente de la paz.

La Nochebuena se viene,

la Nochebuena se va…

Pero queda para siempre

ese amor que hemos sembrado:

¡el Amor de Navidad!

Libro “Me enamoré de la vida”

 

 

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en La Nochebuena se viene

La esperanza nunca muere

La esperanza nunca muere

Alfonso Francia

 esperanza

¡Nada resiste al amor…!

Por muy pequeño que  sea,

por perdido que parezca

el corazón de un humano,

por su saña y crueldad,

basta una brizna de amor

a una rosa, a un ruiseñor…

para poder esperar.

No existe ni existirá,

nadie en absoluto, nadie,

tan duro, inútil o malo,

y hundido en profundo pozo,

que no sea maravilloso,

¡y hasta el mayor de los santos!

si cambian las circunstancias,

y él aprovecha los cambios.

Esperar, siempre esperar,

y generar esperanzas,

son el inmenso regalo

que espera la humanidad.

 

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en La esperanza nunca muere

En el Caná de la vida

En el Caná de la vida

Alfonso Francia

 

Caná de la vida 

Agridulce de la vida,

de miel, de hiel y vinagre.

María es siempre dulzura

y remedio a nuestros males.

En el Caná de la vida,

cuando la vergüenza es grande,

siempre aparece María

con Cristo al lado expectante.

María es siempre mujer,

sensible, atenta, intuitiva…

Ha comprendido muy bien,

que en el Caná de la vida

podemos enrojecer

al ver las jarras vacías

y no poder ofrecer

el vino de la alegría.

Jesús observa el dolor

de los novios en la boda,

y atiende la insinuación

de su madre previsora.

Que aunque no fuese la hora

de usar su fuerza divina,

para él es ley imperiosa

el mandato de María.

Y se alegra el corazón.

Y brotan vibrantes cantos.

Vino que nace de amor

es vino que hace milagros.

 

 

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en En el Caná de la vida

Los pechos de la mujer

Los pechos de la mujer

Alfonso Francia 

Poema inspirado en el pasaje de Lucas (11:27): “Bendito el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron”, y en las posturas e interpretaciones, tan erotizadas, de nuestra sociedad.

 

los pechos de la mujer  

Los pechos de la mujer

son siempre de leche y miel,

para los niños, de leche,

para los hombres, de miel.

Qué pena que la cultura,

tan sexista y de placer,

una pechos y pecado,

y olvide que la mujer,

es grande por ser persona,

es grande por lo que es,

no es grande por lo que tiene,

por lo que oculta o se ve.

La mujer nunca es más grande,

-¡no es difícil comprender!-

porque sean grandes sus senos

sino por ser gran mujer,

niña, soltera, esposa,

viuda o ya en su vejez.

Ser madre asemeja a Dios,

Madre-Padre Creador,

creador de toda vida,

de la vida, lo mejor,

lo mejor que es el amor,

y la que más lo cultiva,

es la mujer, que es madre.

Es el título mayor,

que lo tiene por mujer.

Hay quien mira, mira y mira,

el cuerpo de la mujer,

que desea lo que oculta,

y goza con lo que ve.

La mujer no es una cosa,

ni es flor de un bello jarrón,

que luce maravillosa,

en el altar o la mesa,

ni es solo mujer o esposa,

con alas de mariposa,

que va suavizando penas…

La mujer siempre es persona,

importante por su ser,

nadie, nadie, nadie, nadie,

debe creerse con poder

de quitar o conceder

derechos y dignidad:

¡los tiene por ser mujer!

Ella los puede ejercer,

con igual capacidad,

en la familia, la escuela,

la Iglesia y la sociedad.

No se puede reducir

a ser guardiana de casa,

cocinera, lavandera,

o estufa para dormir.

Nació, sí, para servir,

como hermana y compañera,

nunca jamás como esclava…

¡Nació para ser feliz!

Posted in Sin categoría by Oficina Animadores Siglo XXI. Comentarios desactivados en Los pechos de la mujer