panes-90x400

LA MULTIPLICACIÓN DE LOS PANES

Alfonso Francia

http://www.alfonsofrancia.com

Un día en que las multitudes seguían a Jesús, al ver que caminaban muy difícilmente, que se les abría la boca de hambre, que muchos niños lloraban, se le enternece el corazón, le da lástima porque van a desfallecer. Llama a sus discípulos y les dice:

– Hay que buscar una solución inmediata, hay que darles de comer.
Se miran todos con cara de extrañeza. Pedro se atreve a decir:

– Pero, Maestro, si aquí no hay supermercados, ni mochilas de comida, ni dónde cazar o pescar.

– Por ahí he visto yo a un muchacho, dice Santiago, que traía unos panes y unos pececillos. Los acaba de comprar y se ha unido a nuestra caravana.

Señor, dice Judas, ya que no hay pan para todo al menos que haya para ti y algo para nosotros. El más importante eres tú; luego, nosotros que te seguimos de siempre, te entendemos mejor y te ayudamos.

– ¡Qué te pasa, Judas, qué poco has entendido! Yo empiezo siempre por los últimos o los más débiles; los fuertes, los listos ya se valen por sí mismos.

– Señor, comenta Mateo, esto es muy grave, vamos a tener que comer hasta raíces, yo me acuerdo que, en Caná y otros lugares, te has sacado de la manga comida y hasta vino.

– Ahora tienes otra oportunidad de lucirte, de probar lo que eres. ¡Sería un fracaso si alguien se muere de hambre, siguiéndote!, le dice Bartolomé.

– Yo me encargaré de que haya para todos —dice Jesús entre paternal y recriminatorio—. Que se sienten todos. Pónganlos por grupitos, y que el muchacho ese traiga el pan y los peces, para tener una muestra, ¿o quieren un banquete con vino y todo?

– Lo que tú digas, Señor, no vamos ahora a ser exigentes.

– ¡Hey!, empieza a gritar Pedro, siéntense en grupos de doce, que va a haber comida para todos. Para el que esté de pie, nada y, para el niño que llore, tampoco.

panes2Hace Jesús una oración. Y se llenan milagrosamente los cestos de panes y peces. A la gente se le ponen los ojos como bolas de billar. Los discípulos empiezan a coger los cestos y se los llevan allí junto a los árboles, a la sombrita. Empiezan a comer ellos, tranquilos, e invitan a muchos amigos. Y, mientras comen, rezan, recuerdan y comentan todo lo maravilloso que Jesús dice y hace. Cantan, danzan, ríen, cuentan chistes. Han formado un clima delicioso.

Jesús, que ve el espectáculo, se pone furioso. ¡El colmo! Lo que Él había multiplicado para todos, se lo comían entre unos pocos. Y, lo que era peor, entre los que le seguían más de cerca. Al ver las miradas de pena de la gente, el llanto de los niños y la desvergüenza de los suyos… se levanta, muy molesto, comienza a increparlos, a insultarlos y a punto estuvo de romper la rama de un árbol para pegarles fuerte.

De momento todo se arregló, hubo comida para todos, pero a Jesús le vino una ligera depresión al pensar «¡qué harán mis discípulos a lo largo de la historia cuando falte Yo!».

Desde entonces, muchos, lo que más valoran, lo que llaman milagro de verdad es que el niño se desprendiera de los pocos panes y peces que tenía. Dicen que, con unos cuantos milagros de ésos, se solucionarían los problemas más graves.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *